• Alexandra Cousteau: “Estamos a tiempos de reparar el daño a bosques y océano”

    La acidificación del mar, la deforestación y el futuro del agua. Para la ambientalista, estos son algunos de los principales temas en los que hoy toda la sociedad debería centrar sus esfuerzos.

    12 diciembre, 2016

    La acidificación del mar, la deforestación y el futuro del agua, para la ambientalista estos son los temas en los que la sociedad debiera poner sus esfuerzos. Cousteau es nieta del fallecido del cineasta y científico Jacques Cousteau, quién fue uno de los pioneros hombres en mostrar al mundo la vida en las profundidades de los océanos. Y uno de los primeros en alertar de los peligros que los acechan.

    La versión Antofagasta del fiiS está siendo empujada por el Plan Creo y Fundación Minera Escondida, quienes junto a la Universidad Santo Tomás y el co financiamiento del Comité de Desarrollo Productivo Regional, permitirán tener en tres días una docena de speakers -incluida Cousteau- bandas y talleres.

    Expedición

    Alexandra Cousteau está en Berlín preparando su próxima expedición, en Santa Bárbara, California Estados Unidos, donde con la ayuda de submarinos inspeccionará una parte del océano para detectar la en peligro. Luego, partirá a Filipinas (Asia), donde participará en diferentes campañas de protección del medio ambiente.
    Sin embargo, las incontables expediciones de Alexandra comenzaron en Chile, y cuando sólo tenía seis meses de vida, en 1977, junto a su padre Philippe Cousteau, hijo del reconocido ambientalista Jacques Cousteau. Como tercera generación de su familia dedicada a la preservación del medioambiente, sostuvo que los efectos del cambio climático y la preocupación por el agua, son los temas que hoy deberían interesar a toda la sociedad, pues desde su perspectiva, aún estamos a tiempo de realizar cambios para decidir qué clase de planeta dejaremos a las próximas generaciones.

    ¿Qué impresión te deja el hecho de que cada vez haya una mayor tendencia por el cuidado del medioambiente y sus especies?
    -Es muy importante, ojalá cada vez sean más las personas que se den cuenta que es hora de elegir el futuro que queremos, no podemos esperar más. El cambio climático se hace sentir con la deforestación, la extinción de todo tipo de especies, por eso, imprescindible que trabajaremos todos juntos para proteger el planeta.

    El agua es otra de las principales preocupaciones que debería existir en el mundo modero.
    -Pienso que el agua es el asunto más urgente, la calidad y la cantidad están bajando, ya sea por el cambio climático, la polución de ciudades o industrias. Es momento de darse cuenta que debemos proteger el agua ante todo, no solo para nosotros o nuestra agricultura, también para el medio ambiente, los bosques y las especies que soportan la vida que necesitamos.

    ¿Cuáles son los factores que temen y que podrían afectar más al medio ambiente?
    -La falta de agua, la deforestación, las temperaturas, la acidificación de los océanos, la sobrepesca, la pérdida de biodiversidad, el deshielo del ártico. Pero el cambio climático es la preocupación más grande, porque tiene un mayor impacto en el mundo que conocemos de una manera y lo que cambiará en formas que no serán buenas.
    Hoy no podemos proteger los bosques sin pensar en el cambio climático, lo mismo pasa con la biodiversidad en los océanos por ejemplo, por eso es el asunto mayor que tenemos que mirar.

    Si hoy se detuvieran todas las grandes campañas para preservar el planeta ¿qué mundo que daría para las próximas generaciones?
    -Si las grandes organizaciones medioambientales que están invirtiendo millones de dólares en proteger el ecosistema, con campañas para detener la deforestación, se detuvieran, evidentemente la destrucción del medioambiente se aceleraría.
    Sin embargo, tampoco debemos olvidarnos de las pequeñas organizaciones, el trabajo de las comunidades locales es muy importante por el impacto que significa.
    Eso es parte de lo que intentamos conseguir, que estos problemas sean solo parte de las Naciones Unidas o de otras organizaciones mundiales, sino que sean problemas cotidianos para las comunidades locales y que la gente tome conocimiento y comience a luchar por detener estas situaciones.

    En el peor de los casos, ¿qué plantea tendríamos en el futuro?
    -Esa es una pregunta interesante, pero lo es más preguntarnos cuál es el mejor escenario que podemos conseguir. Estamos a tiempo de reparar los daños que hemos realizado a los océanos y bosques, para volver a disfrutar de lo maravillosa que es la naturaleza y no ver más los casos de grandes incendios o muerte de la biodiversidad por contaminación.

    ¿Generar los cambios en los niños es la mejor estrategia?
    -La pregunta que debemos hacernos es ¿queremos a nuestros niños? Si aplicamos la mentalidad de que para los adultos es demasiado tarde, no será una buena solución centrar las campañas en los niños, porque si esperamos a que ellos sean mayores, será demasiado tarde.
    El cambio debe hacerse ahora para nuestros niños y no centrarnos en que ellos salven el mundo, ya que además, somos nosotros quienes generamos estos problemas.

    Después de décadas, usted es la tercera generación de su familia dedicada a la preservación de las especies y el medioambiente, pero ¿en qué punto se encuentra el trabajo a nivel global?
    -Estos problemas no son nuevos, llevan con nosotros mucho tiempo y aunque se ha realizado mucho trabajo, aún esto no es ni el principio, debemos hacer mucho más si realmente queremos solucionar problemas como el dióxido de carbono que enviamos a la atmosfera diariamente.
    El mundo sigue cambiando y los problemas se están haciendo mayores, si es cierto que hoy las personas tienen mucha más conciencia, pero todavía falta mucho por hacer.

    Qué valoración tiene del legado de su abuelo y el trabajo por la preservación de la naturaleza
    -Es muy importante lo que mi abuelo hizo, porque hace unos 60 años comenzó con la exploración submarina y gracias a eso pudimos conocer la enorme biodiversidad que tienen los océanos. Esto comenzó a inspirar a muchas personas en su preocupación por la protección del medioambiente y eso ha servido bastante para preservar, por ejemplo, los océanos.

    El trabajo ambientalista es desgastante, requiere de viajes e incluso sacrificar la vida familiar, entre otras cosas. ¿Hasta cuándo tendrá fuerzas para continuar con todo esto?
    -Desde que tengo mis hijos siento más fuerzas para seguir; especialmente por ellos, para construir un futuro mejor y ellos puedan disfrutar de este planeta.

    Revisa la entrevista en Soy Antofagasta 😉

    fiiS
    Escrito por
    fiiS

    Organización.