• Emergencias y desastres naturales: Cómo Chile puede enfrentar estos episodios con un buen sistema energético sostenible

    Temporales y desastres naturales son una constante en nuestro país y lo primero que falla tras ello, son los suministros de energía en los hogares y empresas, los que muchas veces tienen pérdidas millonarias, debido a la demora en la reposición de los servicios. ¿Podríamos tener un sistema que responda en estos casos y utilizando … Continued

    11 julio, 2017

    Temporales y desastres naturales son una constante en nuestro país y lo primero que falla tras ello, son los suministros de energía en los hogares y empresas, los que muchas veces tienen pérdidas millonarias, debido a la demora en la reposición de los servicios. ¿Podríamos tener un sistema que responda en estos casos y utilizando además energía limpia? Expertos nos muestran los adelantos con los que contamos en la actualidad y a qué podemos acceder en Chile.

    La situación ha sido una constante en Chile en los últimos años, principalmente tras el terremoto de 2010, cuando los sistemas energéticos se vieron afectados a nivel nacional y hubo sectores, que no contaron con servicios básicos, incluso por semanas.

    Hoy, hemos visto como a menudo ocurre lo mismo tras cada temporal, que si bien distan mucho de ser lo fuertes y dañinos que recordamos de décadas pasadas, con inundaciones de ríos y canales con días y días de lluvia, sí traen consecuencias mucho mayores en el suministro energético, lo que sumado a una comunicación mayor gracias al uso de redes sociales, extiende un reclamo generalizado y nos enteramos en pocos minutos de cómo, comunas enteras, ya sea en ciudad o campo, quedan sin conexión durante días.

    Pero ¿existen en Chile sistemas energéticos, autosustentables que funcionen aun cuando tengamos grandes apagones? ¿Es posible que aún no contemos con la respuesta de grandes ciudades, donde la energía limpia es una solución?

    Javier Peigneux, Gerente de Proyectos de TRITEC-Intervento (http://www.tritec-intervento.cl/), empresa encargada de la instalación y puesta en marcha de paneles solares en todo el país, explica que hoy en Chile, sí existen los sistemas aislados, que, al no estar conectados a la red, no se ven afectados por las fallas de esta.

    Estos sistemas consisten en una instalación de producción de energía, apoyada por un sistema de almacenamiento del excedente de energía que no ha sido consumida en el acto, para su posterior consumo. Un ejemplo, puede ser una instalación de paneles fotovoltaicos, respaldada por un banco de baterías. Este sistema, bien dimensionado, permite contar con energía limpia 24/7 con independencia de la red de distribución de energía.

    “Esta misma configuración de producción de energía y almacenamiento, habitualmente se aplica en los lugares donde por razones geográficas y/o económicas no llega la red de distribución. Sin embargo, también existe la opción de implementar esta misma solución en combinación con una conexión convencional a la red de distribución, lo cual permite que, ante eventos de fallas como las que hemos enfrentado, el usuario pueda continuar con suministro energético y continuar con el desempeño normal de sus actividades hasta el restablecimiento del servicio de la red”, señala el experto.

    Los sistemas aislados, consisten en la combinación de un sistema de generación (por ejemplo, paneles solares sobre la cubierta de una edificación), con un sistema de almacenamiento (un banco de baterías). Lo anterior, permite que todo el exceso de energía generada que no se esté consumiendo, pueda ser almacenado en las baterías. Esto permite a su vez que en los momentos en los que exista demanda de energía, pero no exista generación, ésta sea suministrada por las baterías.

    “Un ejemplo simplificado sería una vivienda en la que, durante el día, los paneles fotovoltaicos suministran la energía requerida, y además generan un excedente de energía, el cual que se guarda en la batería. En la noche, a falta de generación solar, la demanda de la vivienda se nutre de ese excedente de energía, que se almacenó durante el día en las baterías”.

    Estos sistemas en combinación con la conexión a la red de distribución eléctrica se tornan especialmente útiles en instalaciones cuyo suministro de energía es crítico, como por ejemplo hospitales, aeropuertos, edificios públicos, que no pueden quedar sin el suministro en caso de un temporal o cualquier desastre natural. Y en caso de falla de la red, cuentan con su propio de suministro de energía limpia y sustentable.

    Captura de pantalla 2017-07-11 a las 00.30.30

    La reacción de las grandes ciudades

    Javier Peigneux, Gerente de Proyectos de TRITEC-Intervento, nos explica además qué ocurre hoy en las grandes ciudades, cuándo éstas se ven enfrentadas a emergencias, como las que afectan a nuestro país.

    Señala que en general, este sistema aislado no es una medida que se decida tomar de forma generalizada, o como estándar en una ciudad porque así lo imponga cierto ente gubernamental. Lo que sí existe es una tendencia a que la generación, en lugar de estar concentrada en polos de generación alejados de los centros de consumo como ciudades y zonas residenciales (debido a la contaminación que generan los combustibles fósiles), se encuentre distribuida, descentralizada e integrada en los propios centros de consumo. Esto ahora se hace posible gracias a las fuentes de energía limpia, como la solar fotovoltaica, la cual puedes tener en el patio o techo de tu casa,  o en recintos industriales o comerciales, sin que te genere ningún tipo de molestia.

    “En Europa, las tasas de falla de suministro de energía son mucho más bajas debido a que las redes de suministro eléctrico, son por lo general mucho más robustas, y a su vez el suministro se ve fortalecido por la generación distribuida. Es una opción que, hoy en Chile, gracias a la madurez alcanzada por la tecnología fotovoltaica, está completamente disponible para el consumidor final a precios asequibles”, sentencia.

    Hoy, en nuestro país el sector eléctrico está tendiendo a una mayor descentralización de la generación de energía, mediante el desarrollo de la generación distribuida, especialmente con fuentes de energía ERNC (Energía Renovable No Convencional), ya sea por medio de pequeñas plantas PMGD (Pequeños Medios de Generación Distribuida), conectadas a la red de distribución (la misma red a la que se conectan la mayoría de los clientes finales),  o por medio de instalaciones sobre cubierta en edificios, centros comerciales, industrias y casas. La ventaja de tender hacia estos sistemas más interconectados y con la generación dentro de la misma red de distribución, es que el sistema se vuelve más fiable y resiliente ante posibles fallas.

    Más información en http://www.tritec-intervento.cl/proyectos/ http://www.tritec-intervento.cl/

    Escrito por
    Ignacio Reyes